martes, 29 de julio de 2008

 Consideraciones para la elaborar y evaluar un Portafolio

El Portafolio es usado principalmente para:

Recoger evidencias del desempeño de los alumnos, ya que permite evaluar y retroalimentar su aprendizaje.
Por otra parte organiza la recogida de información relevante y estados de avance de las diferentes actividades y creaciones de los alumnos.
Por último recoge resultados de la aplicación de diversos instrumentos como listas de cotejo, pautas de observación, bitácoras u otros.


Por medio de los productos construidos, estudiantes y profesores pueden establecer conversaciones acerca de cómo se alcanza el conocimiento y cómo el aprendizaje se va construyendo en el tiempo.

Algunos de sus propósitos relevantes son; observar el desarrollo de las capacidades, del contenido, y/o evaluar los logros de los alumnos.

Presenta evidencia para la tomar decisiones en las calificaciones finales y/o decidir la promoción.

Generalmente están centrados en dos aspectos;
Productos que corresponde a los trabajos finales de los alumnos y procesos que corresponde a los pasos en la elaboración de los trabajos.

En cuanto a su diseño, éste no es rígido y debe ser revisado periódicamente por los estudiantes y profesores.
Se va determinando en base del conocimiento, habilidades y actitudes que se desea evaluar.
Se puede basar en el programa del curso o parte de él determinado por el profesor de curso

Una característica importante de los portafolios es que estos deben ser construidos íntegramente por el estudiante y su evaluación parcial y final debe ser negociada entre el estudiante y el profesor, de modo que le permita al estudiante tener certeza que está “construyendo” un camino válido hacia su conocimiento.
CATEGORÍAS:

Según (Cooper, 1997; Valencia, 1990), las categorías pueden ser por propósito o por contenido.

Propósito:
Examen individual y colaborativo.
Tomar decisiones y comunicarlas a los actores.

Contenido:
Evidencia el trabajo de los alumnos.
Resume la información de los trabajos.

Respecto a su revisión se sugiere que ésta debe ser periódica, donde se vayan comentando los avances y las observaciones.

Evitar comentarios negativos y mediando para encontrar el error, comentar el progreso de su portafolio y no hacer comparaciones con otros portafolios.


En síntesis, los portafolios son una instancia de apoyo a la evaluación y reflexión del profesor principalmente sobre sus propias estrategias de enseñanza, a través de la observación de cómo los alumnos y alumnas progresan en sus aprendizajes.